GR 11 Aragonés, Puente de San Chaime – Pineta (1a parte)

 

Como aficionado a la montaña y a la fotografía, siempre me llamaba la atención realizar andando la ruta GR 11. Que cruza el Pirineo de mar a mar, desde Cabo Higer a Cap de Creus. Debido a la larga duración de la travesía, no podía hacerla entera por no disponer de muchos días de vacaciones. Con lo cual me centre sólo en la parte aragonesa.

En compañía de un amigo, nos dispusimos a empezar nuestra andadura en Benasque un 16 de agosto, donde nos levantamos temprano por la mañana para coger el autobús que nos dejaría en el puente de San Chaime. Allí empezaríamos nuestra andadura y esperábamos llegar a Zuriza diez después.

 

 

1ª ETAPA

Por delante nos esperaba una etapa que transcurría entre el Puente de San Chaime y el Refugio de Ángel Orus. Con una duración de unas seis horas y un desnivel aproximado de 1500 metros. El recorrido pasaba por los Ibones de Batisielles en dirección hacia el Collado de la Plana. Una pequeña confusión nos hizo descender hasta los Ibones de Perramó, después de comer nos dimos cuenta del error que habíamos cometido el cual tuvimos que subsanar volviendo a ascender la importante cantidad de metros que anteriormente habíamos bajado. Después de llegar por fin al collado de la Plana, donde está el Ibón que lleva su mismo nombre. Ya podíamos divisar el refugio donde íbamos a pasar nuestra primera noche en la montaña, comenzamos el descenso hasta él pasando antes por los Ibones de Grist.

Orientándonos con la vista de donde estaba el refugio, podíamos intuir por donde andaba el camino ya que en ese tramo no estaba muy claro. Ya en el refugio podíamos retomar fuerzas y disponernos a descansar después de una primera dura etapa.

 

 

 ETAPA

El segundo día nos levantábamos con un expléndido sol para completar el recorrido entre el Refugio Ángel Orus y las Bordas de Biadós. Por delante nos esperaban cinco horas de caminata con un desnivel de 800 metros. Nos dispusimos a ascender hasta el collado de Grist no sin antes atravesar el Ibón de Llardaneta. Después de pasar el ibón nos esperaba una dura y empinada ascensión hasta el collado, la cual salvamos sin problemas.

 

Desde allí comenzamos el descenso no sin antes desviarnos hasta el Ibón de Millaris, donde comimos y recuperamos fuerzas para seguir bajando hasta el Refugio de Biadós. Allí nos estaba esperando una buena cerveza y una suculenta cena.

 

 

3ª ETAPA


El tercer día la etapa transcurría entre las Bordas de Biadós y el pueblo de Parzán. Con una duración de cinco horas y un desnivel de 900 metros. Comenzamos a caminar entre campos y pastos en dirección a la parte más alta de la etapa que era el Collado de Chistau. Ya en el collado, las vistas hacían recordar a una zona volcánica, debido al color de las piedras que se veían en los picos próximos. Nos dispusimos a bajar al Ibón de Ordiceto, donde había gran cantidad de gente debido a la facilidad de acceder hasta él. Desde allí nos esperaba un duro descenso hasta Parzán porque el único camino, que es una larga pista de tierra, se hacía interminable. Ya en el pueblo, después de tener ganas de llegar hacia muchas horas, nos dispusimos a buscar el hostal que esa noche nos iba a dar cobijo.

 

                                     

 

4ª ETAPA

El cuarto día comenzamos a caminar por uno de los peores terrenos que hay para hacerlo con botas de montaña, el asfalto, seguido de unos cuantos kilómetros de pista de forestal.

 

 

Ese día con una travesía de cinco horas y media y un desnivel de 1.100 metros, sólo era el calentamiento de lo que nos esperaba el día siguiente. Saliendo del pueblo de Parzán y con destino final el Refugio de Pineta nos dispusimos a alcanzar el pueblo de Chisagües para seguir caminando hacia la Collada de Las Coronetas. Desde donde se puede divisar una de las mejores vistas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Valle de Pineta, con varios de sus tresmiles a la cabeza. Empezamos a hacernos a la idea del gran desnivel que teníamos que ascender al día siguiente, donde los caminos parecen imposibles. Desde el collado nos dispusimos a descender hasta el refugio, no sin antes pasar por los Llanos de La Larri, donde nos estaba esperando nuestro amigo Javier Ara para acompañarnos en las dos siguientes etapas.

 

 

Continuara…

About carloslopez